Español English

  • Una vida físicamente activo

    Una vida físicamente activo

Pliegues cutáneos después de perder peso

Muchos clientes están preocupados por la posibilidad de tener pliegues cutáneos excesivos después de una pérdida de peso substancial y con frecuencia preguntan a sus Asesores qué pueden hacer para ayudar a minimizar este problema. He recibido recientemente varias consultas de Asesores preguntando qué ejercicios deberían estar recomendando a sus clientes para ayudarles a tratar la ‘flaccidez’ de la piel.

Aunque el ejercicio no es una cura, ciertamente puede ayudar a mejorar la apariencia de la piel y puede ayudar a tonifi car los músculos del cuerpo. Este artículo explicará por qué tenemos pliegues cutáneos y, lo más importante, lo que podemos hacer para combatir el problema echando un vistazo al papel que puede jugar el ejercicio en todo esto.

¿Por qué tenemos pliegues cutáneos después de perder peso?

La piel es el órgano más grande del cuerpo y contiene varios componentes distintos, incluyendo agua, proteína, lípidos y distintos minerales y sustancias químicas. Las funciones principales de la piel son protección, regulación (temperatura corporal) y sensación (dolor, tacto, etc.)

La piel es un tejido increíblemente elástico, esto significa ca que según vamos engordando, se estira para poder cubrir nuestros cuerpos. De forma similar, según adelgazamos, nuestra piel también se ‘encoge’ para seguir cubriendo nuestro cuerpo. Sin embargo, esto ocurre a veces – especialmente cuando las personas han perdido elasticidad, no se contrae del todo para adaptarse a nuestra nueva forma corporal, lo que nos deja con el problema de exceso de piel. Las partes más afectadas normalmente son la piel abdominal, que cubre el vientre, y los tríceps.

¿Por qué esto afecta a algunas personas más que a otras?

Existen muchos factores que pueden afectar a la elasticidad de la piel, tales como pérdida de peso, edad, exposición excesiva al sol y defi ciencia nutricional. Por lo tanto, algunas personas sufrirán de esto más que otras. Los dos factores principales son la cantidad de peso perdido y la edad.

Aquellos con pérdidas más grandes de peso están bajo mayor riesgo y, desafortunadamente, la elasticidad de la piel disminuye según nos vamos haciendo mayores. También influye el periodo de tiempo que la persona ha estado con el exceso de peso para que la piel vuelva a recuperar una apariencia tersa. Por ejemplo, si una persona sólo ha tenido sobrepeso durante nueve meses, su piel volverá a ser más tersa que si ha tenido sobrepeso durante nueve años.

Fumar también reduce la elasticidad de la piel, así que aquellos que fuman tienen mayor riesgo, y la exposición excesiva al sol también tiene un efecto negativo.

Dicho esto, existen excepciones a lo ya mencionado. Existen relatos de personas de unos 50 o 60 años de edad que subieron y bajaron una gran cantidad de peso durante un periodo corto de tiempo y su piel volvió a la normalidad.

Un factor importante es la genética, así que ¡asegúrate de elegir a tus padres con mucho cuidado!

¿Puede ayudar el ejercicio o es la cirugía la única solución?

El ejercicio no es una cura pero ciertamente puede ayudar y se debería aconsejar a lo largo del proceso de la pérdida de peso. Los beneficios para la salud asociados con la actividad física están bien documentados e incluyen un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes tipo 2 y muchas otras enfermedades metabólicas.

Para poder obtener estos beneficios, se recomienda que tengamos como objetivo 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada por lo menos cinco días a la semana. Sin embargo, para muchos estos objetivos son inalcanzables especialmente si sufren de obesidad mórbida o no están en forma.

Si es el caso, comienza poco a poco. Puedes hacer algo tan simple como caminar por tu acera, cerca de tu casa todos los días o ser más activo en el hogar. Según vayas mejorando en tu estado físico y pierdas peso, el ejercicio te resultará menos difícil.

Deberías incrementar la distancia de tus caminatas o la velocidad a la que andas. Recuerda, ¡cualquier cosa es mejor que nada!

¿Qué ejercicios previenen la piel ‘fláccida’?

Cuando se pierden grandes cantidades de peso, es más probable que pierdas también músculo o tejido muscular al igual que grasa. Practicando ejercicios de resistencia, junto con ejercicios aeróbicos, ayudará a conservar, e incluso incrementar, el tejido muscular, que a su vez ayudará a tonifi car el cuerpo y a tensar la piel.

Puedes hacer un programa de resistencia en casa (usando pesas pequeñas, artículos del hogar tal cómo latas de alimentos, etc.) o en el gimnasio de tu localidad. Deberías intentar ejercitar todos los grupos musculares principales del cuerpo.

Como guía, deberías seleccionar un peso que puedas levantar por lo menos diez veces (si no lo puedes levantar ocho veces, es demasiado pesado, si puedes repetir 15 veces sin difi cultad, es demasiado ligero). Al principio deberías completar 12-15 repeticiones de cada ejercicio. Según te vayas fortaleciendo, deberías paulatinamente incrementar el peso y/o intentar completar dos series de cada ejercicio.

Buenos ejemplos de los ejercicios que puedes realizar son sentadillas, zancadas, flexiones de tríceps, press de hombro y flexiones de bíceps.

Deberías tener como objetivo completar por lo menos dos sesiones a la semana para fortalecer los músculos, pero no en días consecutivos.

Ejemplos de actividades para fortalecer músculos incluyen:

  • subir escaleras
  • subir pendientes
  • llevar/levantar compras
  • cavar en el jardín
  • entrenamiento con pesas

¿Y qué tal la cirugía estética?

Para algunas personas la cirugía estética puede ser la única opción, pero esto sólo se debería considerar en casos extremos y como último recurso. La piel continuará tensándose durante un tiempo y es difícil averiguar durante las etapas tempranas cuánta piel excesiva quedará. Es importante que permitas pasar tiempo para que tu cuerpo se ajuste a tu nueva figura.

Si sientes que es apropiado someterte a cirugía estética para mejorar la apariencia de los pliegues cutáneos, deberías primero consultar a tu médico, que te dará consejo profesional y directrices sobre este asunto.

En resumen, perder grandes cantidades de peso es un logro fantástico pero ocasionalmente puede estar asociado al problema de exceso de piel. Practicar actividad física de forma regular, aunque no es una cura, ayudará a disminuir el problema, al mismo tiempo que es beneficioso para la salud. Perder grandes cantidades de peso es un logro fantástico pero ocasionalmente puede estar asociado al problema de exceso de piel. Practicar una actividad física de forma regular, aunque no es una cura, ayudará a disminuir el problema, al mismo tiempo que es beneficioso para la salud.